¿Cómo contribuyen los inmigrantes a la Economía de Canadá y sus provincias?

45-min

Bajo el hastag #ImmigrationMatters el Gobierno de Canadá desarrolla una serie de programas,
y estudios que buscan evidenciar la importancia de la migración para el crecimiento
económico y social del país. Desde las historias de éxito de los extranjeros a lo largo del país,
hasta las estadísticas del funcionamiento del sistema de inmigración; pasando por las
proyecciones de crecimiento, el portal oficial tiene amplios espacios de información sobre la
temática.
Precisamente una pregunta recurrente que se plantean quienes planean dejar sus países de
origen para radicarse en otro destino es ¿por qué determinado país necesita extranjeros? En el
caso de Canadá la respuesta podría demandar un tratado completo sobre la relevancia de la
migración para el desarrollo del país.
Sin embargo, en esta ocasión resumiremos en breves líneas que siendo el segundo territorio
más grande del mundo (9.985 millones km²), Canadá es uno de los países menos densamente
poblados, con apenas 37,59 millones de habitantes de acuerdo con datos oficiales de 2019. De
ahí que las políticas gubernamentales nacionales y locales buscan atraer ciudadanos de todas
partes del mundo para evitar el envejecimiento de la población y mantener la diversificación
de su economía, privilegiada por grandes yacimientos, abundantes recursos naturales y
amplias posibilidades de comercio, especialmente con Estados Unidos y México.
El Gobierno de Canadá presentó en 2019 un análisis de cómo la migración contribuye a la
economía local en 20 ciudades. Por supuesto, los resultados generales señalan que la mayor
contribución está en llenar los vacíos en la fuerza laboral, en el pago de impuestos y en el
expendio de recursos en bienes, vivienda y transporte en los mercados locales.
Resulta interesante mirar los datos identificados en las principales ciudades de Manitoba,
Alberta y Saskatchewan en relación con el mercado laboral, las empresas y las comunidades.
Cada una de estas provincias tiene unas particularidades que las distinguen; no obstante,
comparten en común ser las de mayor crecimiento poblacional en los últimos diez años y ser
los sitios con mayor población por encima de 55 años, que dentro de una década se retirará.
De ahí que cada una de ellas haya desarrollado una serie de programas migratorios que
brindan facilidades para establecerse a estudiantes, profesionales y familias completas, con
atractivas oportunidades laborales y de calidad de vida.
En Calgary, Alberta, por ejemplo, el rol de la migración ha sido decisivo pues la ciudad generó
más de 136.000 nuevos empleos netos entre 2010 y 2018, especialmente en los sectores de
servicios profesionales, comerciales y personales; así como en la atención médica, el
transporte y el turismo. Los inmigrantes representan ahora un tercio de fuerza laboral de
Calgary y están contribuyendo en todos los sectores de la economía. Sin embargo, la
proporción de la población mayor de 55 años se está expandiendo más rápido que la de
menores de 20 años y la ciudad se enfrenta al desafío de atraer migrantes más jóvenes.
De ahí que la estrategia de crecimiento establecida en 2018 se enfoca en continuar
incentivando la presencia de emprendedores y trabajadores autónomos, pues Calgary
necesitará una nueva generación de empresarios para reemplazar aquellos que se jubilan
(cerca de 70.000 en el centro urbano) y para ayudar a impulsar el crecimiento en industrias de
servicios profesionales, servicios administrativos y turismo.

Otro punto importante en esta ciudad está enfocado en atraer a más estudiantes en sus
escuelas secundarias, colegios y universidades pues muchos de ellos podrían graduarse y
encontrar trabajo en la comunidad. Además, la ciudad invitará a mujeres y personas mayores a
reincorporarse a la fuerza laboral.
Por su parte Prince Albert, en Saskatchewan, es la tercera ciudad más grande de la provincia y
el principal centro urbano del norte. La comunidad tiene un empleo por encima del promedio
en comercio minorista, servicios educativos, atención médica y administración pública.
El gobierno local está enfocado en atraer a más inmigrantes en los próximos años pues al igual
que en Calgary, cada año el número de habitantes mayores crece en mayor proporción que el
de los jóvenes. Además, la presencia de nuevos migrantes crearía una nueva demanda de
productos y servicios locales, ya que cada 100 nuevas familias inmigrantes con un ingreso
familiar promedio generan más de $8 millones en nuevos gastos domésticos.
Las estadísticas muestran que estas 100 familias inmigrantes gastarían:
$ 1.5 millones por año en costos de vivienda (hipoteca, electricidad e impuestos prediales)
$ 1.3 millones cada año en costos de transporte (compra y mantenimiento de vehículos)
$ 800,000 en gastos de comida en supermercados y restaurantes locales.
$ 2.2 millones en impuestos por año para los gobiernos locales, provinciales y federales.
La comunidad local sabe que la presencia de más inmigrantes en Prince Albert ayudaría a
mantener una vida económica y social activa, que los grupos cívicos y empresariales tendrían
más miembros y que los clubes deportivos juveniles y las ligas de la región se beneficiarían de
nuevos deportistas. Por ese motivo ha establecido programas migratorios provinciales
atractivos para ciudadanos de todas partes del mundo.
Otra de las ciudades con varios planes de migración es Winnipeg, en Manitoba, donde el
censo de 2016 mostró que el 22% de la población activa tiene más de 55 años, particularmente
entre los trabajadores de hogares de ancianos, transporte, servicios personales y construcción.
Así mismo, que no hay suficientes jóvenes ingresando al sistema educativo para satisfacer la
demanda del mercado laboral actual y futuro.
Los líderes comunitarios en Winnipeg comprenden la importancia del crecimiento de la
población para lograr objetivos económicos y sociales, más allá del crecimiento de
trabajadores que alcanzó entre 2011 y 2016 (más de 39.00). De hecho, la ciudad tiene como
objetivo un crecimiento de la población de 200.000 habitantes durante los próximos 20 años.
Este enfoque ayudará a garantizar que la fuerza laboral tenga el talento necesario para que las
industrias locales crezcan cuando más de 90.000 trabajadores mayores de 55 años se jubilen.
La buena noticia es que ya hay más de 4.000 empresas de inmigrantes en la región y el número
crece cada año. Además, la retención de los recién llegados es un compromiso de los
proveedores de servicios de asentamiento local que desarrollan planes personalizados para
ayudarlos a integrarse. La comunidad por su parte se encarga de que se sientan bienvenidos y
desarrollen rápidamente ese fuerte sentido de identidad y cohesión social canadiense.
Fuente: Gobierno de Canadá https://www.canada.ca/en/immigration-refugees-
citizenship/campaigns/immigration-matters/local-economies.html#wb-auto-2

Deja una respuesta