Invitado a disfrutar con lo mejor de la gastronomía canadiense

Poutine, plato canadiense. Imagen de Larry White en Pixabay

La cocina canadiense es una vitrina de las diversas tradiciones culturales de sus propias regiones y del mundo entero. Se basa en carnes, pescado y verduras de primera calidad. Contraria a la idea de que Canadá no tiene platillos tradicionales conocidos, la realidad es que cada región mantiene sus costumbres culinarias. En ellas están en primer lugar los productos locales y sus propias formas de preparación, que fusionados con las influencias internacionales logran una delicada mezcla entre multiculturalismo y localismo.

“La gastronomía canadiense es fiel a sus orígenes e innovadora. Combina la base de la cocina tradicional aborigen con comida de sus raíces inglesas y francesas, que han influenciado a las diversas comunidades del país de distintas maneras”, relata Daniel Ortega, en el blog Sabores del Mundo. Este experto gastronómico afirma que la propuesta culinaria canadiense “tiene valores saludables, con bajo contenido en grasas saturadas, que aporta beneficios para reducir el riesgo de diabetes, cáncer y enfermedades del corazón”.

De hecho, ese es uno de los asuntos de los que se ha ocupado el gobierno por medio de su legislación. En este país existen altos impuestos a las bebidas azucaradas y a la comida chatarra, como una medida para evitar el incremento de la obesidad en su población, especialmente en las zonas de Terranova y Labrador, Nueva Escocia, Prince Edward Island y New Brunswick.

Entonces ¿qué es lo que le espera para comer cuando llegue a Canadá? En los restaurantes es fácil encontrar tocino, carne de ternera, pescado, mariscos, salmón, trucha del Ártico y mucho jarabe de maple; así como arándanos silvestres, de los cuales Canadá es el mayor productor y exportador del Mundo. En sitios más específicos y en determinados hogares también encontrará carnes de jabalí, bisonte, ciervo, caribú o conejo, en diferentes preparaciones.

Aunque no se puede perder de vista que los macarrones con queso son muy tradicionales, de hecho, se trata del alimento empacado que más se compra en Canadá. Además, el país tiene más tiendas de donas per cápita que el resto del mundo.

La cocina más tradicional

Los platos canadienses más conocidos son: Poutine, Tourtière, Cipaille, carne ahumada, y algunos platos de bisonte y salmón. El Poutine, no es más que papas fritas bañadas en una salsa de carne (gravy) y queso, y es uno de los más afamados platos del país. Además, es conocido el jarabe de maple, que acompaña a las crepes, tortitas y gofres. Entre los postres locales se cuenta como número uno a los “beavertails” (colas de castor), que son una masa de repostería, cubierta de chocolate, caramelo y fruta.

En British Columbia predominan los mariscos, como el cangrejo “king crab” de Alaska, el bacalao, el salmón, la merluza, las ostras y las gambas y langostinos, a lo que se han incorporado productos chinos, como la almeja elefante o “geoduck”. Todo esto acompañado por frutas como manzanas, ciruelas, duraznos, albaricoques, fresas, peras y arándanos azules.

En Alberta, lo más tradicional son los platos de carne, preparados en guisos a fuego lento, en barbacoas, en brochetas, marinados, asados al horno o estofados. Se suman productos locales como bayas silvestres, frutos secos y miel de trébol y alfalfa.

En Calgary, por su parte, está la mayor producción de carne y se la puede encontrar asada, en filete. El “Calgary beef hash” es el más tradicional y se trata de una carne macerada con judías (planta alargada en forma de vaina).

La lista de delicias gastronómicas sigue en Ontario, donde se ofrece el “espagueti squash”, que combina los fideos con varias verduras y legumbres producidas en la zona. También existe el “peameal bacon”, que consiste en tocino encurtido y enrollado en harina de maíz. Como postres también se encuentran tartas de manzana y pancakes, acompañados de miel de maple. En esta región no se pueden olvidar los vinos de Niágara “icewine” muy conocidos entre los enólogos y amantes del vino.

Quebec en cambio tiene una gastronomía con fuerte influencia francesa y algo de la cocina irlandesa y de otros países francófonos. Así que allí podrá encontrar la tourtière (una especie de pastel de carne); platos de jamón; Paté Chinois (con carne, maíz y patatas); tarta de azúcar (con miel de maple); sopa de guisantes secos y numerosos guisos de legumbres. Aunque la estrella es el Poutine.

En Montreal, por otro lado, abundan platos de origen judío, como la carne de ternera ahumada o smoked meat, o los bagels.

En todo el país se destacan la carne de bisonte, muy sabrosa, que es una carne magra, muy saludable; y rica en nutrientes, y el salmón, pues Canadá tiene una de las variedades más preciadas del planeta.

Fuentes: Blog Sabores del Mundo y otras páginas y blogs especializados.

Deja una respuesta